El Tribunal Supremo fija que los intereses de demora son gasto deducible en el Impuesto sobre Sociedades

Compartir noticia en redes sociales
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

Los intereses de demora son gastos deducibles en el Impuesto sobre Sociedades, tanto los que se exijan en la liquidación practicada en un procedimiento de comprobación o los devengados por la suspensión de la ejecución del acto administrativo impugnado. Así, establece el Tribunal Supremo, en sentencia de 17 de noviembre de 2021, que los intereses de demora tienen por objeto compensar por el incumplimiento de una obligación de dar, o mejor, por el retraso en su cumplimiento, por lo que tienen un claro carácter indemnizatorio.

TE LLAMAMOS

Si tienes dudas o deseas ponerte en contacto con nosotros rellena el formulario y te llamamos.

Este portal web únicamente utiliza cookies propias con finalidad técnica, no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios sin su conocimiento. Sin embargo, contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas a esta empresa que usted podrá decidir si acepta o no cuando acceda a ellos. Mas Información